FENÓMENO FITUR

El sueño y reto del salto de España de los 82 a los 100 millones

El nuevo Secretario General de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili, en rueda de prensa. (Foto: Agustín Alberti)
El nuevo Secretario General de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili, en rueda de prensa. (Foto: Agustín Alberti)
El nuevo secretario de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili, ve a España preparada para avanzar de los 82 millones de visitas de turistas a unas cifras de mito. Un crecimiento de un 5% para 2018.   
Crecer un 7% en 2017 alcanzando la cifra de 1.322 millones de turistas y estimar otro 5 % de incremento para 2018  demuestra que los enemigos del turismo, globalmente considerados, están teniendo un escaso éxito.
 
“Los verdaderos viajeros son los que parten por partir” afirma un dicho francés. Preguntar a los más de mil millones de turistas si se sienten concernidos por esa afirmación es imposible. Se puede sin embargo afirmar que el viajero que parte en aventura , por tranquila que sea, busca  horizontes nuevos que ofrecen, al menos en su imaginación,  prometedoras experiencias.

Ese impulso de búsqueda de Eldorado psicológico que consiste en cambiar de ciudad, de paisaje, de clima, de cultura, de ambiente,  aunque sea por pocos días, solo lo detienen circunstancias especiales personales o sociales.

Pero la inclinación queda latente hasta más propicia ocasión. Esto permite dar verosimilitud a las previsiones que expertos investigadores del sector prevén para 2018 con un crecimiento de entre el 4 y 5 por ciento.

Enemigos del turismo los hay de diversos tipos y clases, anónimos como las crisis económicas, con rostro, como ciertos políticos de una izquierda en permanente búsqueda de conflicto o los que ostentan una cabeza encapuchada y kalashnikov en la mano o esconden en su cuerpo un cinturón explosivo.

Las más recientes estadísticas muestran que globalmente  considerado su éxito es nulo aunque consigan hundir al sector en zonas concretas que, como Egipto o Túnez van recuperando, como Oriente Medio con un crecimiento del 5%, sus turistas en cuanto la estabilidad social vuelve a una cierta tranquilidad.

Otras regiones como África que creció un 8 por ciento con 62 millones de llegadas internacionales, Asia Pacífico un 6% con 324 millones de llegadas y las Américas con un más modesto 3 por ciento, se unen al incremento del mercado turístico  que considerado en su conjunto origina trabajo directo o indirecto para  una de cada diez personas en el mundo.

1.322 millones de turistas internacionales durante 2017 frente a los 1.235 millones de 2016 muestran la salud del que es el tercer sector exportador del mundo. 

El nuevo Secretario General de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili, que este lunes facilitó en Madrid estos y otros muchos datos del turismo en el mundo, ya avisó que algunos como los relativos a África y Oriente Medio “deberían leerse con cautela puesto que se basan en los limitados datos disponibles hasta el momento”.
 
Las nuevas tecnologías, la creciente sensibilidad social en relación al desarrollo sostenible o el rechazo creciente a espectáculos como Venecia ocupada por una masa compacta y semielástica de turistas mientras entra en la laguna un mastodonte flotante de diez pisos destroza el horizonte que iluminó de amarillo Turner en sus maravillosas acuarelas, son desafíos que sin duda  estarán presentes  ante los responsables públicos y privados de un sector que goza de buena salud.

FITUR, que se celebra en Madrid del 17 al 21 de enero, es un buen momento para que los profesionales del turismo reflexionen sobre su sector y hagan  las propuestas que  nos harán soñar en los próximos meses.  
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS