BELLEZA EXUBERANTE

Samarkanda, la sublime joya arquitectónica de la Ruta de la Seda

Samarakanda es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (Foto: José Antonio Ruiz)
Samarakanda es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (Foto: José Antonio Ruiz)
Segunda ciudad de Uzbekistán, después de Taskent, la Unesco declaró en 2001 a Samarkanda, de 2.700 años de antigüedad, como Patrimonio de la Humanidad.
Cuando crees que has visto un montón de ciudades bonitas, entonces aparece Samarkanda para competir con fuerza. ¡Y qué fuerza! La belleza arquitectónica de la joya de la Ruta de la Seda es sublime y no lo es menos su intensa y longeva historia.



Así que vamos a pegar un salto geográfico inmenso desde Liberia en África, donde fuimos la semana pasada, hasta Uzbekistán en Asia Central. Un país del que ya os hablé en otra ocasión, aunque en aquel post hablamos del Mar de Aral y su triste futuro pero hoy, como contraste, lo haremos sobre un lugar realmente especial. Es más, diría que incluso mágico.



Entrar en Uzbekistán es un poco engorroso (sobre todo por los controles de seguridad y aduaneros de acceso al país) pero, una vez dentro, tiene unas cuantas maravillosas sorpresas. Entre ellas, y de forma destacable, encontramos Samarkanda (o Samarcanda), Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.



Conquistada por Alejandro Magno y saqueada por Gengis Khan, por aquí ha pasado hasta Perico de los Palotes. Ha sido centro económico, cultural e intelectual. Vamos, que no es Villa Botijos de la Algarroba.



Entre sus mayores y seductores atractivos se encuentra el Registan (tres madrazas -escuelas- alrededor de una plaza) como pieza principal pero encontramos mezquitas con sus minaretes, mausoleos, necrópolis, cementerios… Y también mercados y buena comida local como el plov o el laghman (de los mejores que he comido). A esto hay que sumarle que venden helado por todas partes y ¡a mí me encanta el helado!



Pero no todo es maravilloso en Samarkanda. El turismo en algunas ocasiones no está bien entendido y algunos de los lugares a visitar quedan mejor si sólo los ves por fuera porque por dentro están convertidos en tiendas de souvenirs y es bastante deplorable. Hay mezquitas en las que si quisieras entrar a rezar no podrías porque por dentro es solo una tienda. Literal.



Por otro lado, parece también a veces que todo turista es un saco de dinero andante y tratan de aprovecharlo. Feo. ¡Ah! Y que no se me olvide, no es tan fácil encontrar información en inglés allí. Mucho ruso y uzbeko. Todavía tienen que adaptar un poco su enfoque al turismo según mi opinión. En cualquier caso, se esfuerzan. No nos olvidemos que no hace mucho este país formaba parte de la Unión Soviética.



Yo me pegué unas buenas caminatas con una amiga viajera y cuando habíamos visto suficientes monumentos (que todo tiene un límite) nos pusimos a explorar rincones lejanos. Tanto así que en una ocasión terminamos de noche en un bar de shisha (Hookah) donde sólo se jugaba al backgammon (o algo parecido) y se tomaba un zumo verde que tenía un sabor que no sabría definir. Estaban todos muy sorprendidos de vernos allí y nos sonreían con sus dientes de oro. Nosotros no entendíamos ni papa pero nos echamos unas buenas risas.



También hay que saber donde se mete uno porque, en un descuido, pensando que íbamos a ver un recoveco especial de una mezquita, terminamos atrapados con un grupo de religiosos rezando y cantando. Tuvimos que sumarnos, claro, porque no se podía salir de allí sin faltar al respeto a todo el mundo que estaba como medio en trance. Fue toda una experiencia pero si llega a durar dos horas el asunto, nos da un jamacuco.



Por la noche, el Registan es algo soberbio, espectacular, de cuento. Las madrazas iluminadas, los mosaicos, las estrellas de fondo… Una estampa difícil de dejar de ver y, por supuesto, de olvidar. Una de esas sensaciones que te dan cuando ves, por ejemplo, el Taj Mahal en la India. Por cierto, ojo por la noche por la calle que te puedes matar. ¡¡Hay muchas alcantarillas sin tapa!!  

Si quieres leer más de otros muchos destinos y del autor, entra en www.travelzungu.com o visita su página de Facebook.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS