CON UNA RADIO

La ruta más solitaria del planeta, una travesía solo apta para valientes

La autopista Dalton es una de las más lejanas y solitarias del planeta. (Foto: Envato)
La autopista Dalton es una de las más lejanas y solitarias del planeta. (Foto: Envato)
El paisaje atraviesa una sinuosa carretera de grava que recorre el estado de Alaska, desde Livengood hasta la Bahía Prudhoe, con más de 666 kilómetros.
Aquellos amantes de la aventura y a los que les gusta recorrer rutas en coche que destacan por su lejanía así como por sus condiciones extremas no pueden perderse la autopista Dalton. Se trata de una de las rutas más  septentrionales del planeta, localizada en Alaska.

Además, si hay un lugar en el mundo en el que se pueda sentir tan pequeño como una hormiga, esta es sin duda la autopista Dalton. Llega desde Livengood hasta la Bahía Prudhoe, con más de 666 kilómetros.

A ambos lados del vehículo, se pueden ver enormes montañas de hielo y roca, llanuras infinitas y bosques primigenios donde habitan fauna y flora salvaje, erizando el cabello de los pocos conductores, en su mayoría camioneros y transportistas, que la recorren cada año.

En invierno, las tormentas cubren de nieve su superficie sin pavimentar, además de bajar la temperatura hasta niveles gélidos. Fue en 1971 se alcanzó la escalofriante temperatura de -62 grados en Coldfoot, uno de las pequeñas poblaciones por las que pasa dicha autopista. 

"Conducir por la carretera Dalton puede ser una experiencia extrema, tanto en verano como en invierno", aseguró John Rapphahn, guardabosques de Coldfoot, en un reciente artículo de la BBC y añadió que "en verano, los camiones arrojan polvo y los caminos embarrados pueden convertir su superficie en resbaladiza. El invierno trae hielo y avalanchas. Solo una cuarta parte de la carretera está pavimentada, por lo que los conductores deben estar preparados para sufrir uno o dos pinchazos". 

Para evitar percances como estos, se recomienda llevar siempre consigo una radio. "Vale la pena invertir en una radio que sintonice el canal 19", recalca Rapphahn. "Así, los camioneros y los coches que se acercan pueden informarle de que llevan una carga de un gran tamaño si te ven por la carretera. También podrás comunicarte con otros vehículos si acaso te ocurre algún problema".

"En el sur, los álamos, abedules y abetos se entremezclan con prados de algodón y juncos", declara Brendan Sainsbury, periodista de la BBC, quien tuvo el valor de recorrer la autopista Dalton él solo en autobús.

"Más al norte, la monótona y plana tundra queda interrumpida por sauces, líquenes de reno y anémonas azules. La vida salvaje es muy variada: alces, linces, castores, lobos y osos pardos habitan las regiones boreales y montañosas, mientras que en la desolada parte norte puedes ver rebaños de bueyes y caribúes", indicó la periodista. 

"El oleoducto bombea alrededor de 50.000 barriles de petróleo al día", comenta Sainsbury. "Cuando nos acercábamos a Deadhorse, después de atravesar kilómetros y kilómetros de tundra a ambos lados de la carretera, era una de las pocas cosas visibles, aparte de colinas heladas y bueyes". 

Explica Sainsbury que "el Dalton Highway Express no permite las paradas espontáneas, tienes que reservar con antelación y organizar bien el itinerario". Y si quieres internarte en estos vastos paisajes, lo mejor es que vayas bien preparado. "A algunas personas les gusta acampar durante la noche y volver a tomar el autobús al día siguiente; otros planean ambiciosas excursiones de senderismo con equipo de supervivencia a través de la naturaleza sin senderos de Alaska". 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS