HISTORIA Y ENCANTO

Los pueblos más bonitos (y desconocidos) de la Comunidad de Madrid

Los mejores pueblos de Madrid para visitar en nuestro tiempo libre. (Foto: Envato)
Los mejores pueblos de Madrid para visitar en nuestro tiempo libre. (Foto: Envato)
Aranjuez, Chinchón, Alcalá de Henares o San Lorenzo El Escorial son algunos de los lugares vistados con frecuencia, pero hay algunos parajes no tan conocidos.
La mitad de la población de la Comunidad de Madrid reside en su capital. Por ello, miles de personas aprovecharon estos meses para alejarse del centro, y descubrir y conocer las localidades más desconocidas de la zona. Es por ello que Civitatis recopiló en un listado los 10 pueblos más bonitos de Madrid. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la plataforma española se saltó los límites establecidos por el Instituto Nacional de Estadística, que determina que se considera pueblo “aquellos por debajo de los 10.000 habitantes”.

El primer pueblo del que habla es Patones de Arriba. Sus casas de pizarra se convertido en uno de los municipios más visitados por los amantes del turismo rural. Se trata de uno de los pueblos negros de Madrid, conocido así por su arquitectura popular que usa como elemento principal la pizarra y da a los edificios este aspecto oscuro.

Rodeado por parajes ocres y pardos, Chinchón da lugar a un paisaje de casas claras de tejados rojizos que envuelven una de las plazas mayores más bonitas de España. Esta, declarada Conjunto Histórico-Artístico. Rodeada de casas con balcones y soportales de madera, da la impresión de estar en un corral de comedias gigante.

Junto a la sierra de Guadarrama se encuentra Buitrago de Lozoya, uno de los pueblos más bonitos de Madrid gracias, entre otras cosas, al perfecto estado de conservación de su muralla de origen musulma y otros elementos como la Torre del Reloj o el Alcázar.

En esta lista no podía faltar un tesoro declarado Patrimonio de la Humanidad: Alcalá de Henares. Se trata de una de las localidades preferidas por muchos madrileños (y españoles en general) para recorrer sus calles, plazas y disfrutar de grandes monumentos históricos como la Universidad de Alcalá o la Catedral de los Santos Justo y Pastor.

Otro de los lugares preferidos por los madrileños es San Lorenzo de El Escorial. El lugar que Felipe II usaba como retiro, donde descansan sus restos y los de los demás monarcas españoles es uno de los mayores atractivos de la Comunidad de Madrid. 

Situado en el Valle Alto de Lozoya y rodeado de un espectacular paraje natural, Rascafría es un pequeño municipio que sorprende a todos los que están allí. En él se encuentra el Monasterio de Santa María del Paular, una joya arquitectónica de estilo gótico construida en el siglo XV que fue la primera cartuja de España.

Aranjuez es conocido como el Versalles español gracias, principalmente, a su impresionante palacio. Esta residencia real situada a orillas del río Tajo fue construida y ampliada entre los siglos XVI y XVIII para representar el poder de la monarquía española. 

Manzanares El Real, situado al lado de La Pedriza, es un enclave natural perfecto para practicar escalada y senderismo. También es famoso por el castillo de los Mendoza. Y cuenta con otros lugares de interés, como la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves o la ermita de Nuestra Señora de Peña Sacra.

En el sudeste de Madrid se encuentra Nuevo Baztán, que debe su nombre al Valle del Baztán, fue fundada por el navarro Juan de Goyeneche en el siglo XVIII como residencia de los obreros de una fábrica de vidrio que regentaba el propio empresario.

Otro de los pueblos con más encanto de Madrid, aunque no tan conocido como el resto, es Cadalso de los Vidrios. Sus orígenes se remontan a la época prerromana, aunque el municipio fue tomando forma a lo largo de los siglo.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS