CIUDADES CON HISTORIA

Las murallas más impresionantes de todo el mundo que vale la pena visitar

Las murallas más maravillosas que se pueden conocer. (Foto: Envato)
Las murallas más maravillosas que se pueden conocer. (Foto: Envato)
Desde Ceuta hasta China pasando por Malta y Francia, en casi todas las ciudades y países del mundo hay rincones amurallados con mucha historias.
Cuando los humanos comenzaron a instalarse en el mundo, se dieron cuenta de que las murallas eran fundamentales no solo para proteger el territorio de los peligros, sino para mantenerles a salvo. A lo largo de la historia, se han sucedido cientos o miles de ciudades inexpugnables, rodeadas por la amplitud de sus muros, guardando sus secretos y sus vidas y protegiéndolas de los enemigos externos. 

En la actualidad, las cosas han cmabiado y las ciudades, por suerte, no necesitan más protección. Eso sí, muchos de estos muros se han conservado sin problemas y son auténticas maravillas para nuestros ojos e historia. 

Algunas de ellas repartidas por todo el mundo. Como por ejemplo Nördlingen, que es una localidad con más de 20.000 habitantes del distrito de Danubio-Ries, en Baviera, Alemania.

A medio camino entre Nuremberg, Stuttgart y Múnich, esta ciudad amurallada (ideal para protegerse) tiene una historia muy interesante: los primeros habitantes de Nördlingen creían que su ubicación era la boca de un volcán inactivo desde hacía millones de años, pero, en realidad, estaban equivocados.   

Dubrovnik, en Croacia, también sufrió una cierta turistificación en los últimos años gracias a Juego de Tronos, que la eligió como uno de los lugares de rodaje. A día de hoy se la conoce como la Ibiza del Adriático y en tiempos fue dominada por los bizantinos, venecianos, húngaros y turcos.  En cuanto a la muralla, alberga 16 torres con una altura de 25 metros, y data del siglo X. 

La ciudad amurallada de Kowloon, es la más grande del mundo.Fue fundada por la dinastía Song (960-1297) con la idea de crear un fuerte para combatir a los piratas que amenazaban el comercio de sal, pero su razón de ser fue desvirtuándose con el paso de los años. En el siglo XIX adquirió estatus de ciudad y por aquel entonces albergaba unas 700 personas en su interior. 

En ese mismo siglo, China decidió que era su deber tener algo de presencia en la que por entonces era colonia británica y pensó en establecer en Kowloon un punto de control para poder supervisar la actividad en la zona, pero fue abandonando esta idea con el paso de los años y, con la política de no intervención británica, Kowloon quedó en un vacío legal y sin ninguna autoridad.

De 17.000 ciudadanos que habitaban durante la Segunda Guerra Mundial, pasaron a 50.000 a finales de los años 80, convirtiéndose en la ciudad (dentro de otra ciudad) con más densidad de población del mundo (120 veces mayor que la de Nueva York). Una colonia humana donde la delincuencia campaba a sus anchas. Aunque era una maravilla, ya no puede visitarse puesto que se demolió en 1993.  

En Carcasona también se puede ver un ejemplo de ciudad medieval. La ciudad está incluida en el Patrimonio de la Unesco y es la ciudadela mejor fortificada de Europa, pues cuenta con una muralla doble que data del siglo XII, se extiende a lo largo de tres kilómetros y tiene 52 torres. 

La ciudad amurallada de Mdina se encuentra en una colina en el centro de Malta, y antes se llamaba Citta Vecchia, siendo la capital del país hasta que fue relegada a un segundo plano por La Valeta. Las murallas pueden verse en perfecto estado de conservación. 

Otra ciudad por excelencia que guarda una gran historia en su muralla es Pingyao en China. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pasear por sus calles es entrar directamente en esa representación mágica y exótica que hay de China en el imaginario popular.

En Ceuta también existen otras murallas a destacar. Se trata de las murallas reales. comenzaron a construirse por orden de Abderramán III, primer califa omeya de Córdoba, en el año 957 d.C, y los portugueses las ampliaron tras la Batalla de Ceuta y su posterior conquista en 1415. Cuenta además con dos puentes levadizos que, cuando se elevan, dejan al impresionante espacio aislado a su suerte del resto del continente. 


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS