COMO LLEGAR

La inolvidable playa de Güigüí, un paraíso desconocido en España

La playa de Güi Güi, un paraíso en Gran Canario. (Foto: Envato)
La playa de Güi Güi, un paraíso en Gran Canario. (Foto: Envato)
Gran Canaria aún conserva parte de esa costa virgen, alejada de las barbaridades urbanísticas y que deja para el recuerdo imágenes inolvidables y paradisíacas.
La isla de Gran Canaria es una de las más exóticas de nuestro país. Pero también destaca por contar con maravillosas playas vírgenes. Ya sea por su enclave, sus arena negra o su acceso difícil, la Playa de Güigüí es un paraíso terrenal. 

También denominado Güi-Güi o Guguy, esteLa playa de unos 800 metros de largo se encuentra en la reserva homónima. La reserva natural especial de Güigüí es, debido a su inaccesibilidad, un espacio con óptimo estado de conservación.

Asimismo, la zona está delimitada por una serie de montañas que la aíslan del valle de La Aldea, con un relieve muy acusado, de barrancos encajados y antiguos pertenecientes al primer ciclo de la Paleocanaria, el volcán que originó la isla.  litoral salvaje presenta una arena de granos finos y oscuros, propios de un suelo volcánico, aguas cristalinas y vistas de ensueño. De hecho, en los días despejados, es posible ver el Teide, en la vecina isla de Tenerife. 

Presenta además desembocaduras de barrancos con playas de cantos y arena, con un paisaje inaudito de vegetación acompañado de aguas cristalinas. 

Precisamente por esta especial protección, el arenal es completamente salvaje, no hay construcciones ni bares. Así que disfrutaremos todo el tiempo desconectado, respirando aire puro, gozando del agua del Atlántico y el sonido del mar en un entorno alejado de la civilización.

La única condición para llegar a la Playa de Güigüí es saber que solo hay dos formas de aterrizas: a pie o en barco. Para acceder Güigüí caminando será necesario hacer una ruta de montaña de unos 5 kilómetros. Dejando el coche próximo a un pequeño pueblo llamado Tasartico y a partir de ahí empezar a bajar la pendiente. A pesar del esfuerzo para llegar a la playa por esta ruta, el resultado merecerá la pena.

La otra opción –menos cansada– para llegar al arenal es en barco. Algunas personas prefieren alquilar uno para su uso y disfrute todo el día; también existen embarcaciones que hacen el servicio de transporte y recogida hasta la playa. 




 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS