CIUDAD VERDE Y AZUL (I)

Berlín se reinventa y muestra su cara más sorprendente

Berlín es la ciudad de los espacios verdes y del agua. (Foto: Turismo de Berlín)
Berlín es la ciudad de los espacios verdes y del agua. (Foto: Turismo de Berlín)
Berlín está abierta de nuevo. La capital alemana es bien conocida por sus edificios históricos, sus numerosos e importantes museos, su vida cultural, su animación en cualquier momento del día... o de la noche.
Berlín está abierta de nuevo. Desde finales de mayo los hoteles, museos, restaurantes y tiendas de la ciudad han abierto con nuevos conceptos de seguridad. Las medidas son estrictas pero habituales: mascarillas, distancia entre personas y grupos, higiene y, sobre todo, mucha responsabilidad.

Alemania ha salido relativamente airosa de esta pandemia y, aunque siempre es doloroso mencionar los fallecidos, y cada uno de ellos merece nuestro respeto, Berlín muestra unas cifras esperanzadoras: apenas 208 víctimas a mediados de junio, cuando en Nueva York eran unos 31.000, en Milán más de 16.000 y en Madrid se acercaban a los 9.000.

Berlín resulta perfecta en verano. Los días son más largos, con más horas de luz, la temperatura es templada, cada vez un poco más cálida por el cambio climático y la ciudad ofrece numerosos espacios al aire libre. La capital alemana es bien conocida por sus edificios históricos, por sus numerosos e importantes museos, por su vida cultural, por su animación en cualquier momento del día... o de la noche.



Pero, además, y eso no siempre se sabe, Berlín no solo es la mayor ciudad de Alemania, sino también la más verde... o la más verde y azul, habría que decir, porque sus parques, bosques, lagos y vías fluviales ocupan el 45% de su superficie, y eso se agradece especialmente en verano... y más tras largos meses de estar encerrados.

Un vistazo inicial en bus

Como en casi todas las ciudades, lo primero que conviene hacer es un recorrido en algunos de los buses panorámicos que recorren los principales lugares turísticos e históricos de la ciudad. La fórmula, que recomienda el buscador jetcost.es suele permitir bajar en cualquiera de las paradas, visitar lo que toque y volver a seguir trayecto con un nuevo bus.



Berlín tiene una variedad de recorridos que satisfacen todas las preferencias y que permiten en dos horas, si uno no opta por bajarse, conocer lo más destacado de la ciudad mientras se dan explicaciones en el idioma que uno desee. Aunque hay muchas empresas y los recorridos son diversos, la mayoría suele incluir lugares como el Reichstag, la Puerta de Brandenburgo, Siegessäule, Potsdamer Platz, Alexanderplatz, Checkpoint Charlie, Gendarmenmarkt, y muchas otras atracciones.

Además de los típicos recorridos en buses con el techo abierto, hay otros más exclusivos en los populares "escarabajos" de Volkswagen o en carruajes de caballos, sin caballos, con motor eléctrico pero con el mismo chófer con el uniforme de estilo wilhelminiano y chistera.

Primer contacto con el agua

Berlín es una ciudad verde, llena de lagos y de ríos como el Spree y el Landwehrkanal o los lagos Müggelsee y Wannsee y en ellos está permitido bañarse. Pero si no se anima a nadar, la mejor manera de hacerse una idea de la cantidad de agua que hay en la ciudad es haciendo un recorrido guiado en barco pasando junto a los puntos de interés turístico más destacados, escuchando cómodamente la audio-guía en el idioma elegido y tomándose una cervecita plácidamente.



El mar Báltico no está lejos y no es mala idea acercarse en verano a una de sus playas, ahora que la temperatura es muy agradable, pero en el mismo Berlín hay a tiro de piedra un montón de preciosos lagos, muchos con playas de arena y muy fácil acceso donde poder refrescarse.

En la playa de Charlie en Checkpoint Charlie puedes relajarte con bebidas frías, salchichas a la parrilla y patatas fritas en medio del ambiente urbano. Y si uno se ha dejado el bañador o el bikini en casa, no hay que preocuparse, aquí se practica la “cultura del cuerpo libre” y uno puede bañarse sin complejos.



Animarse en una piscina de casi un kilómetro de largo

Si no convence el baño en los ríos o lagos, no hay problema, hay numerosas piscinas al aire libre y de verano en Berlín. En casi todos los distritos hay una piscina al aire libre. Para las altas temperaturas, las piscinas al aire libre de Berlín son el lugar ideal para refrescarse. Aunque aún no está disponible, en poco tiempo será posible bañarse en el corazón de la Isla de los Museos, en el centro histórico de la ciudad.

La asociación Flussbad Berlin planea la construcción de una piscina de 750 metros de largo en el canal del río Spree, entre Schlossplatz y el Museo Bode, que abrirá al público general. El proyecto también contempla un humedal y un aguazal para la purificación natural del agua del río. El proyecto se ha comprometido con un desarrollo urbanístico sostenible e integrador, a la vez que planea devolver a la vida la función histórica de esta parte de la ciudad.

Relajarse en uno de los jardines de cerveza

Las cervecerías al aire libre, conocidas como Biergarten (jardín de la cerveza) tienen una larga tradición. Una de las más antiguas, la cervecería Prater recibe a sus invitados bajo las sombras de los grandes árboles desde 1837, aunque se pueden encontrar cervecerías en muchos lugares de la ciudad, preferentemente cerca del agua o también cerca de atracciones turísticas del centro. Los jardines de cerveza son el mejor lugar para relajarse, encontrarse con amigos o tomar una copa a cualquier hora. Se pueden encontrar en el centro de la ciudad o en los barrios y parques, son simplemente una parte del verano de Berlín.

Algunas ideas: experimentar en Hofbräu am Alex el estilo bávaro; en la villa de fabricantes protegida Brauhaus Rixdorf espera una cerveza elaborada con receta propia y comida casera; los amantes de las cervezas tradicionales harán bien en dirigirse al innovador contenedor BRLO Brwhouse; sentirse como en casa en Schleusenkrug y observar los barcos cercanos mientras se toma la típica Berliner Weisse.

Ver películas bajo el cielo estrellado

Los cines al aire libre en Berlín están de plena actualidad durante los meses de verano. Las películas de aventuras se desarrollan con una atmósfera muy especial al aire libre, con las películas de terror realmente se puede tener un buen susto bajo el oscuro cielo nocturno, y con una película romántica puedes acurrucarte cerca de tu pareja bajo una manta de picnic.

Uno de los cines al aire libre más antiguos de la capital es el Kreuzberg. Clásicos, películas de culto y éxitos de taquilla actuales de Hollywood se muestran allí en la versión original con subtítulos. Los vecinos de Cecilienplatz disfrutan del cine de verano desde el balcón, y el cine al aire libre de Rosengarten proyecta películas en un entorno romántico. El autocine del aeropuerto de Schönefeld evoca un sentimiento nostálgico. Tampoco hay que perderse el teatro al aire libre de Friedrichshain para hacer un pícnic bajo las estrellas mientras se disfruta de los antiguos clásicos.

Cómo ir

El buscador de vuelos y hoteles jetcost.es ha encontrado muchos vuelos directos desde distintas ciudades españolas -Madrid, Barcelona, Málaga, Palma de Mallorca, Valencia, Santander, Fuerteventura, Alicante, Ibiza y Sevilla- a precios muy ventajosos. También más de 750 hoteles de todas las categorías. Además puede consultarse la web de reservas de Visit Berlín, que permite una noche de estancia gratis, contratando dos o tres, además de la Berlin Welcome Card, también gratis.

Más información
https://www.visitberlin.de/es
https://www.germany.travel/es

Comparte esta noticia

COMENTARIOS