VALOR UNIVERSAL

Al-Hijr, la otra joya arqueológica que compite con Petra

Al-Hijr, está localizada en el desierto de AlUla en Arabia Saudí. (Foto: Envato)
Al-Hijr, está localizada en el desierto de AlUla en Arabia Saudí. (Foto: Envato)
En la Antigüedad, la ciudad estaba habitada por thamudis y nabateos siendo denominada Hegra. Se trata del primer bien del Patrimonio Mundial inscrito en Arabia Saudita.
Jordania. Al Suroeste. La ciudad de Petra está considerada una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno y Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1985. Es por ello que no es de extrañar que esta impresionante ciudad sea conocida por todo el mundo y uno de los lugares más visitados de Oriente Medio. 

Sin embargo, a Petra le ha salido una dura competidora que abre sus puertas al público después de 2.000 años: Al-Hijr. Tras décadas en las que solo ha podido ser visitada por locales, se anunció la apertura al turismo internacional de este sitio arqueológico localizado en el desierto de AlUla en Arabia Saudí. 

Se trata de Al-Hijr, que significa "lugar de la roca", y es el primer bien del Patrimonio Mundial inscrito en Arabia Saudita. También conocido como Mada'in Saleh (o Madain Saleh) es una antigua ciudad localizada en el norte de Hejaz (a 22 kilómetros de la ciudad de Al-`Ula). En la Antigüedad, la ciudad estaba habitada por thamudis y nabateos siendo denominada Hegra.

Algunas de las inscripciones encontradas en la zona están datadas hacia el segundo milenio antes de Cristo. Sin embargo, todos los elementos arquitectónicos restantes se fechan al período de las civilizaciones Thamudi y Lihyan.

Asimismo, esta increíble joya arqueológica también cuenta con tumbas monumentales bien conservadas cuyas fachadas decoradas datan del siglo I a.C. al siglo I d.C. El lugar también cuenta con unas 50 inscripciones del período prenabateo y algunos dibujos rupestres. 

Desde la Unesco explican que Al-Hijr fue un lugar muy importante para la civilización nabatea. "Es un testigo único de la civilización nabatea, entre los siglos II y III a.C. y el período preislámico, y particularmente en el siglo I d.C. Es una ilustración sobresaliente del estilo arquitectónico propio de los nabateos, compuesto por monumentos tallados directamente en la roca y con fachadas con una gran cantidad de motivos decorativos", indican. 

 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS